Muchas gracias, Antonio. Muy interesante.

Aunque parezca una obviedad, ir preparado a una negociación puede marcar la diferencia y pienso que muchas veces no se hace porque nos creemos que es innecesario, que no nos hace falta sentarnos a planificarla porque “ya lo tenemos todo bajo control”. Sin embargo, si nos paramos a preparar bien una negociación podemos descubrir aspectos que no se habían considerado previamente.

Uno de los aspectos que me parece más importante lo comentas en el apartado de “Opciones”. Estudiar cuál de los intereses de la otra parte puedo satisfacer es un aspecto crítico en cualquier negociación. Muchas veces nos centramos tanto en nuestros intereses, que no damos valor a lo que realmente tiene: conciliar mis intereses con los de la otra parte de manera que ganemos ambos. En otras palabras: “ponernos en lugar del otro”.

Muchas gracias por tu trabajo en tu blog, Antonio

Responder